sergio rodriguez portafolio

SERGIO RODRÍGUEZ: UN QUEHACER COTIDIANO
Por Angélica Tijerina.
Museo Metropolitano de Monterrey.
Junio 19 del 2002.
Monterrey, México

Checo me sorprendió al invitarme para presentar esta exposición. El sabe que mi mirada tiene que ver con el lente del autodidacta. (No soy ninguna especialista en el mundo de las artes plásticas.) Pero, sabe que soy una de sus fieles seguidoras en este caminar. He tenido la oportunidad de trabajar en algunas exposiciones, en el área de coordinación, junto a Sergio. Conozco su trabajo. Trabajar con él es parte de un proceso de divertimento. Su juego ordenado y organizado le permite alcanzar muy buenos resultados.

El trabajo museográfico de Sergio Rodríguez es sigiloso. Los espacios los convierte en el lugar indicado para cada obra que se le encomienda, los transforma, los llena de él,  sin que él sea visto. Llega cargado con una serie de objetos… y  al recinto lo reinventa. Es un transformador, un creador de atmósferas. Reconocemos su mano, sentimos su estilo. Sergio no se repite. Deja que sola se conforme la obra, que encuentre un acomodo en el espacio. La hace surgir como si ése fuera desde siempre su sitio.

Hoy nos invita a contemplar su propia obra. Y Checo deslumbra, deslumbra con su sonrisa y también con sus piezas. Su obra surge de una lectura del queahacer cotidiano. Grandes esculturas, donde los juegos de la luz nacen de la materia prima: botellas que recobra, transforma y nos transforman. Nos convierte en espectadores de ese resplandor y nos lleva a lo onírico, sueños que surgen de mirar lo urbano, nos regresan a nuestro entorno, nos regresa a los rincones. Ahí surgen sus grandes esculturas; los pequeños objetos de cada día.

Sergio ha dedicado gran parte de su ejercicio profesional a establecer la referencia artística desde las calles de nuestra ciudad. Nos ha sorprendido muchas navidades con esculturas gigantescas donde la luz a través del vidrio ha sido el elemento protagónico.

Esta noche estamos frente a tres facetas en las que Sergio ha incursionado: instalaciones, escultura y arte objeto. En una de sus instalaciones un abanico se encarga del correr del viento, a través de un montículo de arena que es piedra y hierbas de plástico. Aun así, nos hace sentir. Fuerza y suavidad despiertan las emociones. Son lecturas y relecturas de nuestros pasos, pasos en una enorme esfera repleta de zapatos. Los pasos del artista y de otros artistas en los que se muestran otras influencias. Utilización de materiales de desecho, el arte pobre, pero detrás, el cuestionamiento sobre nuestro propio caminar.

En el salón nos recibe la fuerza del rayo, el relámpago, la imagen de la luz reflejada por hileras de botellas que conservan la permanencia del destello, y la reproducen a través del espejo. Aunque el título sugiere las formaciones de estalactitas, a mí me transporta al anhelo de conservar la imagen fugaz del chispazo sin que el estruendo la empañe. Los espejos multiplicadores de elementos, donde también nosotros podemos reflejarnos. Cuestionando el espacio Sergio no pierde la oportunidad de jugar con las sombras. Las esculturas en alambre se transforman en figuras esbeltas, juego de resortes que se prolongan en los muros, atrás se quedan las figuras gigantescas; aquí se advierte el espacio de lo íntimo, la importancia que adquiere la pieza en función de sí misma.

Como diría Kandinsky, un verdadero artista,  es hijo de su tiempo. Y Sergio Rodríguez lo es; juega con los elementos y los materiales que el siglo XX nos legara, pero también adopta la visión de la post modernidad, a la que, aunque parezca imposible, le agrega su alegría, su sentido del humor,  su mirada de niño. No es un mundo caótico a pesar de que los materiales estén trastocados. La austeridad del alambre llega a convertirse, mediante su torsión, en apariencia de fragilidad y transparencia.

La madera y las luces son juguetes, imágenes de la niñez que hoy son objetos como los que cada navidad recibimos de manos de Sergio Rodríguez. Checo es el artista con quien podemos compartir nuestra esperanza.


Warning: Unknown: write failed: Disk quota exceeded (122) in Unknown on line 0

Warning: Unknown: Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/tmp) in Unknown on line 0